Noticias

El Estado como tal no existe, ya ha desaparecido en Venezuela

La voz del cardenal Baltazar Porras ha sido una de las que con más fuerza se ha escuchado en Venezuela, en estos últimos años, para reprochar al chavismo por la crítica situación que atraviesa el país.

De paso por el Perú, adonde llegó para dar una conferencia magistral en el seminario internacional, políticos cristianos frente a los desafíos globales, organizado por el Instituto de Estudios Social Cristianos y la Fundación Konrad Adenauer, el purpurado analiza los diálogos frustrados y el papel del Vaticano en la crisis de Venezuela.

Vivimos una situación muy complicada, hay una clara cerrazón por parte del régimen, que ha aumentado la represión, la tortura y el recorte de libertades. Tenemos un régimen que, más allá de disquisiciones jurídicas o políticas, ha sido negativo en su desempeño. Hay desazón, pero la esperanza no se pierde ni tampoco la conciencia de que esta crisis se superará, está claro que no será a través de la violencia ni la guerra ni del tipo de diálogo que en los últimos años promovió o apoyó el propio gobierno simplemente para dar largas al asunto y seguir en el poder.

Es verdad que este gobierno ha perdido la confianza y credibilidad del pueblo, pero no queda más que insistir. Hay la convicción de no jugar esto a una única carta, como esta de las conversaciones de Oslo. Si fracasan estas, hay que buscar otros mecanismos.

Volviendo a la postura vaticana, ha habido críticas al Papa por una postura blanda o hasta de silencio frente al chavismo. Hay que ver de dónde llegan esas críticas. Varias provienen de grupos muy conservadores, que buscan crear una imagen negativa del Papa. No tenga duda de que Francisco no solo ha estado muy cercano a los obispos venezolanos sino que en sus afanes de descentralización nos ha dicho que estemos allí y demos la cara.

El régimen chavista nos ha querido acostumbrar a que todo se hace a través de micrófonos y cámaras. A ver, no es que haya conversaciones secretas, oscuras o se busquen subterfugios, pero indudablemente hay temas que deben tratarse con la suficiente discreción para que puedan caminar. No hay que practicar la diplomacia por megáfonos. Es una táctica del régimen de querer dividir y hacer ver que una cosa es el Vaticano, y otra somos nosotros. Es lo que quiere vender el chavismo, pero no hemos picado ese anzuelo porque es una maña vieja.

Las críticas a Francisco no se compaginan con la realidad de los hechos ni con su conducta. Hay que ver la cantidad de intervenciones que han tenido el Papa y sus colaboradores más cercanos sobre Venezuela en los últimos tiempos. Hace poco, en referencia a los convenios firmados con China, Francisco reconoció ser consciente de que no le iban a gustar a todos. Aquí es igual: si no se abre un postigo, no puede uno abrir una ventana o una puerta. Hay que ir dando pasos. En general, la iglesia venezolana ha sufrido un discurso de descalificación por parte de diversos actores. Ello debido a que vivimos en un país fragmentado, en el que no existe el Estado como tal. Grupos irregulares, colectivos y otros actúan por su cuenta e impunemente, así que se reproducen las amenazas, robos y acosos a sacerdotes.

En Venezuela hay gobierno, pero no estado. El Estado ya ha desaparecido, está desfigurado porque no hay institucionalidad. No se respeta absolutamente nada. Se tiene una Constitución, pero el primero que no la cumple ni respeta es el propio régimen. El mejor ejemplo, y que ya lleva años, es que si la oposición gana una alcaldía o gobernación, de inmediato se impone un régimen paralelo que desconoce la voluntad popular. Por todo ello, el gobierno ha perdido al pueblo.

Copyright © 2017 BolivarCucuta.comThemetf

Subir